Parte 2: Fotoconceptualismo

La primera fotografía, una imagen que mostraba un exterior desde una ventana fue sorprendente, no sólo por sus cualidades estéticas o conceptuales, sino por su existencia y por la habilidad de capturar y grabar la realidad casi perfectamente.A partir de su desarrollo, hemos sido testigos de diferentes usos, estilos y corrientes artísticas. Uno de ellos es el fotoconceptualismo, un movimiento artístico que surgió en Vancouver, Canadá en 1960, cuyo término describe el estilo fotográfico de una generación de artistas caracterizado por grandes formatos y la representación mise-en-scène.
Jeff Wall, artista canadiense nacido en 1946 es uno de los principales exponentes de este movimiento. Después de realizar estudios universitarios en Historia del Arte y Cine, comienza en 1976 su carrera como profesor y fotógrafo. Durante los años 80, inspirado en los incidentes callejeros, enfoca su mirada en torno a lo cotidiano y comienza a trabajar con actores improvisados utilizando una cámara de gran formato.
El impacto producido por la corriente conceptual y lo que significaron las nuevas tecnologías fotográficas como las transparencias de gran tamaño a color, fueron determinantes para el desarrollo de obras como Mimic, de 1982, en la cual la escena ha sido planificada meticulosamente para resaltar el gesto que produce la tensión social y racista entre la pareja y el hombre asiático de traje.
Jeff Wall invierte la fotografía con la técnica fílmica, proyectando descripciones concisas que juegan con la relación ficción-realidad.
En los años 90 explora tecnologías digitales, nuevos temas y montajes.
A partir del año 2000, comienza a trabajar con paralelismos históricos y técnicas monocromáticas, exacerbando lo conceptual en su obra.
Ya no puede decirse que la fotografía es un registro de la realidad. Muchos fotógrafos posmodernos como Cindy Sherman no hacen ningún intento de hacernos creer que lo que estamos viendo es algo real. En lugar de eso, crean imagenes deliberadamente artificiales que nos muestran cómo construimos nuestra propia fantasía de la realidad.
Dentro del arte contemporáneo, el papel del documental es uno de los debates mas controversiales para reflexionar sobre la realidad y la verdad. El material documental es ofrecido y entendido culturalmente como un testimonio de los hechos reales, ya que algunas de sus raíces se basan en condiciones políticas y económicas las cuales respaldan sus valores de credibilidad.El artista catalán Joan Fontcuberta investiga en sus trabajos diferentes aspectos de la problemática documental.  En 1997 hizo un proyecto llamado Sputnik, con el que exploró y puso en duda muchos de los principios del documental como una representación de la realidad. “No se trata de engañar, sino de proporcionar instrumentos para evitar el engaño. Si yo, con mis pocos medios, he sido capaz de crear esto, no quiero ni imaginar lo que son capaces de hacer las grandes agencias.”

El proyecto describe la historia de un astronauta soviético, Ivan Istochnikov (traducción del nombre Joan Fontcuberta al ruso) quién desaparece de una misión. A partir de este fracaso, el gobierno encubre la información con el fin de mantener su autoridad a través de los medios y de su principal competidor, Estados Unidos.
En el libro que forma parte de la obra se dice que Istochnikov es borrado de las fotografías oficiales, sus familiares deportados a Siberia y sus amigos y camaradas conminados a olvidar la muerte del astronauta, que el régimen fecha en unos meses antes por una enfermedad, ya que no quiere hacer públicos más errores en la carrera espacial.
Fontcuberta empieza asociando sus series fotográficas jugando el rol de investigador, quien quiere  develar la verdad detrás de un complot político.

Bill Nichols en su libro “Representing Reality: Issues and Concepts in Documentary”, describe cómo momentos de revelación que él llamó “story time” refuerzan y establecen el sentido de la vida cotidiana, a partir del uso de modelos que los espectadores están acostumbrados a identificar de los medios de comunicación y que agregan un valor de realidad. Justamente, este es otro de los recursos que Fontcuberta emplea, mostrando actividades que no podríamos imaginar como falsas, ya que son cosas comunes en ese ámbito, como saludos entre astronautas y politicos o recibiendo medallas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s