Mariela Farina

ver 2º cuatrimestre

1º cuatrimestre:

Hilo conductor entre El banquete (video diciembre 2006) y el nuevo guión propuesto en la primer clase.

En el banquete dos individuos reproducen un fragmento extraído de El banquete de Platón, realizado en esta cátedra en el 2006. Es el diálogo entre Diotima y Socrates. Y el tema es el amor.

El espectador tiene que esforzarse para escuchar, puede ver que los personajes hablan entre ellos, que el lenguaje elegido es el de las señales de los sordo mudos, claras expresiones en sus rostros y cuerpo además de los gestos de las manos, imprimen un sentido, que hay una intención de transmitir algo. Sin embargo el espectador se queda afuera.

En el nuevo guión una niña es la protagonista, pero esta no es consciente de lo que sucede a su alrededor. Solo con los años atando cabos comprende esos recuerdos que todavía le quedan en su memoria.

Para mi el tema central es la comunicación entre los sujetos, y advertir que  no siempre es posible el entendimiento, la comprensión, en las relaciones entre sujetos.

Entonces lo que surge como denominador común entre estas dos ideas, es la importancia del código. Si ambas partes en una relación o en un vínculo no lo hacen a través del mismo código no es posible una real y efectiva comunicación, y por tanto comprensión, entendimiento o interpretación.

En los años 90 trabajando en la prevención contra el SIDA  me puse en contacto con la con integrantes de la comunidad de sordomudos. Estas personas nos expresaron que debido a su carencia auditiva no contaban con  información relacionada con esta enfermedad. Esto además de orientar nuestro trabajo hacia ellos, me hizo reflexionar sobre el tema de la comunicación, entre las personas, el alcance de los medios y las nuevas tecnologías de comunicación y las brechas que surgen en la sociedad en este sentido.

Entonces utilizar la lengua de señas, no es realizar una obra para personas con capacidades diferentes, sino la utilizo como emergente, donde se puede ver con claridad esta necesidad, por ejemplo de ponerse en lugar del otro para comprender. En cambio en el caso de la niña la diferencia de edad es la que permite ver que el código de los adultos puede no ser comprendido por un niño, sin embargo puede dejar una huella en su memoria entre otras cosas mas.      25 de marzo de 2015

Escenas guion 2      1 de abril de 2015

Lecturas sugeridas en clase.

El gesto y la palabra, de Leroi Gourham

¿Qué significa hablar? de Pierre Bourdieu

Velocidad de escape de Dery Mark en lugar de Post-producción de Nicolas Bourriaud.  8 de abril de 2015

Clase 15 de abril de 2015

Imagenes de las filmaciones de las proyecciones de sombras.

imagen tres  imagen uno

Imagen cinco

Bajé sonidos para incorporar al video de ElongSounds.com

Grabé voces con un micrófono e hice la edición en el Vegas.

Scaneo fotos antiguas.

Las capture con el programa    eTube_catcher.

Continuo con la edición del video y audio.

22 de abril de 2015.

El nacimiento de mi hija me actualizó recuerdos de mi propia infancia. Una infancia como todas, donde hay rincones, objetos, historias familiares, travesuras, intimidades. Sin embargo como toda infancia tiene alguna particularidad distintiva. Me gusta citar a Gastón Bachelard, cuando dice: “La infancia es ciertamente, más grande que la realidad” y más adelante “!Dichoso el niño que ha poseído, verdaderamente poseído, sus soledades!”[1]

Al mismo tiempo esto se conecta con un centenar de fotos antiguas que conservo desde la muerte de mi tía Betty en el año 1978, que junto a mi abuela y mi bisabuela, es con quienes viví entre los años 1974 y 1976.

De ese lapso rescato esto que no solo me permite rememorar  recuerdos propios, sino comunes a todos los ciudadanos de este país. Estoy hablando de la década del setenta. No hay dudas de quienes son los verdaderamente afectados de ese periodo infame de nuestra historia. Pero como todo acontecimiento de esta índole tiene un alcance a veces inesperado. Sabemos del duelo de tantas madres, padres y familias, de la suerte de muchos de los nacidos en esos años y de una sociedad toda que ha quedado muy dolida. Yo quiero rescatar a los que quedamos en el medio de todo eso. Qué y cómo entendimos todo eso, si es posible llegar a alguna conclusión?

Me interesaron algunas películas que hablan de este periodo, cada director a su manera y desde el lugar que le toco: “Los rubios” de Albertina Carri (2003), “Infancia clandestina” de Benjamín Avila, entre otras.

Hugo Salas comenta en una entrevista a Infobae, “Hay un visión totalmente romantizada de la militancia de los 70”. Es el escritor de un libro de cuentos: Cuando fuimos grandes (Alción Editora), y cuenta,  que la niña, dice que “lo que quiere ser es desaparecida y empieza a trabajar sobre el imaginario y los modos en que se transmitió la memoria. Ahí hay algo generacional: nací en el 76, y recuerdo muy vívidamente el momento del destape y la llegada del alfonsinismo y no puedo creer los términos explícitos en los que se nos hablaba de tortura. Una cosa es que los chicos deban conocer lo que pasó, pero a nosotros se nos hablaba en términos muy crudos. De hecho toda nuestra generación está atravesada –y esto es una cosa incómoda- por el hit de la época que es la versión de La noche de los lápices de Olivera, que es una versión romantizada y libidinizada de la tortura. Habría que revisarlo como sociedad, por lo menos para pensar qué procesos se dieron”.

Desde mi lugar y sin dejar de lado todo este proceso lamentable que representó para nuestra sociedad, quiero seguir abordando el tema que me interesa personalmente y trabajo reiteradamente en mis obras, y es el que tiene que ver con todo aquello que ser relacione con la comunicación y el entendimiento.

Entonces en principio propongo presentar  el caso de una niña de siete  años. Como conoce o como vive su historia, en medio de su mundo,  en su intimidad, en su entorno. Como en ese ámbito incorpora conocimientos nuevos de su mundo escolar, como del entorno en el que vive y con quienes vive. Claro está que esa niña que deseo representar era yo. Una de las palabras que se introdujo en mi vocabulario fue esta: “allanamiento”.

Conocí la palabra allanamiento a esa edad, pero no supe lo que significaba hasta muchos años mas tarde. Ni siquiera me había interesado hasta que en el colegio se comenzó a hablar de la democracia. Ahí si que los recuerdos brotaron,  y también otros recuerdos como por ejemplo,  de las tantas veces que nos retaban y nos pedían que no hablemos de algunos temas con nadie que no fuera alguien de la familia. Entonces callar era sumamente importante. Hasta olvidar lo que se oía lo era.

Por eso supongo surge la necesidad de traer del olvido, mínimos relatos oídos en mis espías o merodeos alrededor de los adultos que por aquellos años me toco tener cerca.

Tal vez para dejarlos asentados por si el olvido se apodera de ellos, por dejar sentado que es lo más antiguo que recuerdo de la historia de mi familia y de mi país, o para poder transmitirle a mi hija algo de mi infancia. Contarle que jugaba como ella, y que también tengo relatos propios. A mi me gustaba escuchar a mi  mamá y a mi abuela las historias de la inmigración.  Que en mi familia confluyeron de varios puntos, de varias ciudades europeas diferentes. Y tuve la suerte de rescatar un baúl que había venido de esos barcos, por mencionar algo tangible. Porque ni hablar de las historias y dialectos que hoy ya no tengo la posibilidad de escuchar. Quiero agregar que ese baúl trajo mucha inspiración, que le he dedicado  una prosa.

Presento a la niña en su intimidad, y su cuerpo es el que nos habla, su silueta describe gestos, a través de los cuales descubrimos sus movimientos, su rutina, su juego.

Por otro lado a través de su acción de espiar, nos describe la memoria de una generación, de algún modo nos devuelve lo que la niña observaba. Los sonidos del ambiente intimidan a la protagonista, que ensaya escondites. Sabe que no puede escuchar lo que hablan los adultos porque la espantan cuando se acerca a ellos. Las conversaciones son escasas pero suficientes para describir situaciones que imaginamos.

Yo planteaba la idea de que la protagonista no es consciente de la historia que la envuelve, no es consciente que el recuerdo de esos momentos en que espiaba a esos jóvenes estudiantes no los olvidaría jamás, y que había escuchado palabras, comentarios, que solo muchos años después podría comprender que significaban. Que mientras ella jugaba eso que pasaba a su alrededor, el miedo de esa gente, que no dejarla involucrarse con los adultos era de algún modo una acto de protección, que no le convenía conocer realidades que aún para los mayores eran difíciles de resolver.

Aparece entonces que el gesto, otra vez me sirve para relatar. Esta vez es un gesto sin una estructura de lenguaje, o de norma de interpretación, como lo era el lenguaje de señas para sordo mudos. Pero sigue el  gesto aportando información. El gesto natural, el cotidiano, es por supuesto una fuente de información. Las fotografías aportan otra información. El color nos indica su antigüedad. A través del sepia  presento a los protagonistas ocultos de esta trama. La memoria de la protagonista principal. El escaso dialogo intenta poner en evidencia ese código que para la niña no es aún por su edad entendible. Y se refuerza con el dialogo donde se la quiere quitar de la escena de los adultos. De todos modos la niña es la protagonista, a través de la presencia de su  silueta en la escena.

En Dery Mark, el capítulo “enchufa, enciende, conecta”, que Timothy Leary impulsa a los lectores y luego proclama que el  “PC  es el LSD de los 90”[2], es para mi un camino parecido al que se da en este video.  Al abrir el álbum  de fotografías, se enciende una luz en la memoria, y me conecta con los recuerdos. Del mismo modo se puede pensar que el nacimiento de mi hija, puede activar la memoria, para volver a la infancia trayendo anécdotas para rescatarlas del olvido. Es decir, son los elementos disparadores que permiten conectar con algo valioso.  También del mismo capítulo, la idea de que lo visual, permita a “los espectadores entender mas con los sentidos que con el pensamiento”[3]: presentar al espectador  un espectáculo de sombras proyectadas para hacerlo sumergir en un mundo de ensueños, más que de convocarlo a pensar, donde rápidamente a través del mismo ojo de cerradura, que podría estar observando la protagonista, él puede recorrer la misma historia que ella.

Otro capítulo con el que puedo establecer una relación es con “Mitos sobre el origen”[4], donde Gibson comentando la descripción de uno de los personajes, dice que “todo el espíritu del personaje está en esta imagen”, y agrega “no he hecho más que describir esta cara, darle cuerpo y uñas”. En mi caso tengo las imágenes, las fotografías no muy nítidas, que sin embargo me proporcionan los pequeños diálogos que esbozo para situar a mis personajes en la época. Es decir, que como a él una imagen le proporciona una descripción a mi me proporciona un relato.

Cuando Jeffrey Rothfeder en el capítulo La política ciborg del cuerpo, defiende en ”La intimidad en venta: como los ordenadores han convertido nuestra vida privada en un secreto a voces nuestros cuerpos físicos son textos en el sentido literal”[5] , también son términos que me convocan, ya que el cuerpo me interesa, ya sea cuando el registro de sus gestos se codifican en un lenguaje, como en el caso de este video me proporcionan un imaginario que resuelve las expectativas que deseo expresar, o relato que quiero exponer. Sin ninguna duda se que tengo un importante repertorio que descubrir todavía en relación al cuerpo.

[1] Bachelard, Gastón: La poética del espacio, Fondo de cultura económico,  1975, pp 46- 47.

[2]  Mark, Dery Velocidad de escape, Ediciones Siruela, 1995, p 28.

[3]  Mark, Dery Velocidad de escape, Ediciones Siruela, 1995, p 36.

[4]  Mark, Dery Velocidad de escape, Ediciones Siruela, 1995, p 99.

[5]  Mark, Dery Velocidad de escape, Ediciones Siruela, 1995, p 283.

29 de abril de 2015

Nuevos libros alternativos recomendados:

Etimología de las pasiones, de Ivonne Bordelou

Diccionario de los símbolos, de Cirlot.

Correcciones al video presentado.

Finalmente trabajamos el manifiesto para artistas de Marina Abramovic.

Mayo, 6, 13, 20 y 27.

En las sucesivas clases he modificado:

Imágenes, agregando filtros para hacer las correcciones, encuadres, etc.

Sonido, quité las conversaciones, y solamente agregué el sonido de una cajita musical que conservo de mi infancia transcurrida en la casa de mi abuela.

Reemplacé las conversaciones por textos.

Agregué los créditos.

Imagen1 Imagen2 Imagen3 Imagen4

Link para ver el video final.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s